• Ganso revela su ambición de someter a los mexicanos y convertirse en tirano

Miguel A. Rocha Valencia

Ni en los más fanáticos seguidores del mesías tropical existen dudas: Si la corcholata gana la elección presidencial, sólo será de dicho pues, de hecho, será el caudillo quien gobierne desde donde esté, incluyendo la ciudad de México.

De esa forma, el ganso cumplirá su ambición de convertirse en dictador y seguir su proyecto empobrecedor que le garantice con una base de miserables, su permanencia “democrática” al frente del país, a través de alguno de sus peleles. O ¿A poco alguien en un ejercicio de extrema candidez cree que el caudillo soltará los hilos del poder?

Por eso, rodeado de sus “pares” se sintió a gusto, allá en Palenque, cercano a Maduro, Díaz-Canel y demás fauna que culpa a Estados Unidos de sus yerros, de empobrecer a sus países y generar la huida masiva de cientos de miles de sus ciudadanos hartos de la miseria, represión y falta de libertades como se planea imponer en México de donde en sólo tres años, han escapado hacia la frontera norte cerca de dos millones de connacionales.

Datos de la patrulla fronteriza de EU indican que en 2020 fueron detenidos por migración ilegal 300 mil mexicanos, al año siguiente 800 mil y en 2022 poco más de 700 mil. Obvio no se contabiliza a quienes pudieron librar la captura. Y no se van al otro lado por las “sanciones económicas” o “bloqueo” del gobierno estadunidense a nuestro país, sino en busca de oportunidades de estudio o trabajo, huyen de la violencia o de plano porque no ven futuro en tierra azteca, según el Inegi.

Pero eso y los 169 mil asesinatos y los 46 mil desparecidos no importan, hay que consolidar el estado de pobreza que planea el mesías tropical donde al menos un tercio de los 129 millones de mexicanos se conformen con su pensión o programas sociales antes de tocar fondo, porque un país en miseria no produce, se endeuda y al final, se hunde mientras sus gobiernos culpan a los demás de su “desgracia” cuando es de ella de donde alimentan su permanencia.

Así lo hace el mesías tropical, acusa a todos de la miseria que avanza pasos agigantados en el país lo mismo que la violencia, que forman el caldo de cultivo de la sobrevivencia de la 4T, de eso y el miedo se nutre como ocurre en las dictaduras bananeras que busca imitar.

De hecho, muchos proyectos de inversión que presume la misma 4T, están pospuestos hasta después de las elecciones del 2024, incluyendo nearshoring, tal vez eso esté retrasando también el proyecto de Tesla en Nuevo León. La incertidumbre sobre las políticas públicas en México son un factor que se conoce a nivel internacional y es subrayado por en Bank of America en sus encuestas entre las 100 empresas inversoras más importantes del mundo.

Esta situación se volvió a hacer presente luego de que a pesar de las advertencias del Fondo Monetario Internacional y del Banco de México, el ganso ordenara a sus lacayos del Congreso aprobar un presupuesto con casi el seis por ciento de déficit y el obvio endeudamiento por más de 1.9 billones de pesos al tiempo que se le asignan más recursos a Pemex y se le rebajan sus contribuciones al paquete fiscal.

Diversos especialistas consideraran no sólo que se comprometen finanzas para el próximo gobierno y las capacidades de mantener sin daño la calificación internacional de la deuda soberana de nuestro país, sino que, además, al destinarse gran parte de los nueve billones del gasto en cubrir las obras de la chachalaca tabasqueña y los programas clientelares, se cancelan inversiones públicas donde la iniciativa privada nacional o extranjera, no le van a entrar si el gobierno no pone su parte.

De hecho, esa fue la causa por la cual los particulares no invirtieron en Tren Maya, refinería ni AIFA, independientemente de que atisbaron un alto riesgo en la recuperación de sus capitales y ganancias, donde también pende el riesgo de que en determinado momento se les dijera “no te pago”. Por eso la participación de constructores solo fue como contratistas, pero sin arriesgar capital propio como lo revelan los datos de Banobras.

Ahora con la insistencia del profeta de la 4T por sumarse a dictadores donde la empresa privada fue confiscada y la expectativa de que será él quien siga en el poder si su corcholata gana la elección o si de plano se roba, los capitales mantienen el freno y el riesgo que aceptan es a corto plazo pues con el ganso no hay garantía máxime cuando el tribunales donde se dirimirían las controversias son golpeadas ferozmente por él y su caterva de rufianes que sólo saben decir si señor y alzar la mano cuando se les ordena.

Por eso lo que se juega el año próximo no es la elección más numerosa o grande sino el destino de nuestro país y en ello serán definitivos aquellos acostumbrados a no votar y que sin embargo se quejan o de plano les vale madre… Será un plebiscito por: democracia o dictadura.