• Confronta impunemente al INE al que ignora y quiere someter como a la SCJN

Miguel A. Rocha Valencia

México vive como ya dije, una noche muy negra en materia democrática. El machuchón de Palacio Nacional, ya no disfraza sus ambiciones de dictador y somete a todos a su mando. Ya lo hizo con el Congreso Federal, gobernadores, organismos autónomos, la Suprema Corte de Justicia, el Tribunal Electoral del Poder Judicial y le falta el INE, al cual pretende destruir o quitarle facultades.

Para lograr el sometimiento de la poca resistencia en el Legislativo federal, le bastó utilizar la información con que cuenta el mismo gobierno relativa a los trafiques de quienes estuvieron en el poder y delinquieron.

No le interesó nunca castigar a los corruptos de antes, sino utilizar sus fechorías para someterlos: “cooperas o cuello”. Así lo hace con los priistas cuyo mejor ejemplo es Emilio Lozoya, quien, con un sólo señalamiento, dio armas al Ganso de Macuspana para abrir carpetas de investigación y por la vía del chantaje, obligar a otros a “cooperar” para someter a otros que le interesaban.

Lo inaudito es que mucha de esa información, salió de los archivos tanto de la Secretaría de Gobernación como de la Unidad de Inteligencia de Hacienda, en la cual se incluye no sólo a políticos de antes y actuales, sino también a líderes sociales, empresarios, dueños de medios de información, periodistas. Ahí donde estuvieron Miguel Osorio Chong y José Antonio Meade Kuribreña.

Con esa información se fraguaron las carpetas de investigación con las cuales se somete a dirigentes del actual PRI, gobernadores, jueces y empresarios. Se intentó hacer lo mismo con panistas, pero al menos no tienen tanta cola como los tricolores.

De los perredistas, hay indagatorias, muchas de ellas de quienes están hoy en Morena y que además de recibir “hueso”, tienen impunidad mientras no alcen la voz. A los que se resisten, los amenazan, por eso de última hora, frente al proceso electoral dieron el chaquetazo y cambiaron de bando.

Por eso la protesta política es mínima; a varios empresarios los sientan a negociar, pero con la advertencia de que lo harán a partir de la existencia d investigaciones en su contra, ya sea por ligas o complicidades con antiguos personeros del poder o simplemente para aflojarlos, someterlos y cooperen ya sea con pagos de impuestos, devoluciones de dinero o rebajas en las concesiones recibidas en los tiempos de la gran corrupción de los que se fueron, lección que deben aprender los actuales porque tarde o temprano también serán juzgados.

En esas condiciones no sólo están líderes de partidos; ahí se engloba al ministro de la SCJN Arturo Zaldívar, así hicieron renunciar ilegalmente a Eduardo Medina Mora; así tienen sometido al presidente del Tribunal Electoral, José Luis Vargas Valdez, por eso son incondicionales del Mesías de Cuarta.

Los que se defienden son los consejeros del INE encabezados por Lorenzo Córdova, quien con todo y sus tendencias discriminatorias no es acusado de corrupto ni tienen con qué meterlo a la cárcel como sucede con el Juez federal Juan Pablo Gómez Fierro, quien desató la ira del Profeta por aceptar y dar amparos definitivos contra la reforma energética y por dar entrada a quienes se oponen a las reformas en telecomunicaciones que obligarían a entregar datos biométricos a telefónicas y al gobierno.

No es posible saber hasta dónde van a resistir los embates del Peje que son abiertos y llenos de odio. Pero habremos de apoyarlos y defenderlos desde aquí, pues son el último reducto de la democracia.