• Ante un gobierno ignorante y mentiroso, debemos asumir responsabilidades 

Miguel A. Rocha Valencia 

Sin rubor alguno, como el que muestra todos los días el patriarca de Macuspana en sus mañaneras, su feligresía morena miente, hace trampa y sirve al caudillo en vez de al pueblo.  

La 4T, es una vergüenza que debemos soportar incluso quienes votamos en su contra, ya que facilitamos su llegada al poder al atizar con nuestra crítica, la hoguera donde se inmoló a los de “antes” por rateros y exhibimos su corrupción. 

De tal suerte que muchos de los críticos del tlatoani olmeca, somos los mismos que contribuimos a su encumbramiento cuando hicimos públicas las corruptelas, flaquezas y errores de quienes antes estuvieron en el poder, abusaron de él y de los dineros públicos. 

Pero eso no es pretexto para hacernos cómplices de un gobierno que a dos años sigue con el mismo discurso para evadir su responsabilidad en lo político, social, seguridad, económico, educativo y sanitario. Por el contrario, legitima la crítica de un gobierno decepcionante y fallido. 

La Cuarta ha incumplido, nada ha mejorado y se recarga en los errores y corruptelas de otros, así como en el reparto de dinero, que no es de ellos, para afirmar que hoy hay más justicia, cuando la verdad, la mentira se ha vuelto el sello de quien gobierna. 

No sólo están los malos resultados de una administración inútil y autoritaria, ignorante y corrupta, sino de una organización que pretende ser partido con el reparto del botín y eso los confronta, incurriendo en vicios más profundos y grotescos que quienes se fueron. 

Se sirven hasta de los muertos para justificar juicios sumarios; utilizan nombres de personas inexistentes para rellenar encuestas, y a pesar de la evidencia, se dicen redentores y dueños de la verdad. Así lo hicieron para justificar un tribunal popular que no nos llevará a nada, salvo decirnos lo que ya sabemos: que quienes se fueron, eran corruptos y volverán a montarse en ese discurso para justificar ignorancias, errores y revanchas actuales. 

Todos, hasta personajes cimeros de la 4T criticaron que se recurriera a hacer votar a los muertos para justificar el cadalso; la revisión de las firmas detectó a cinco mil 724 personas fallecidas, algunas desde hace 20 años. 

Pero los morenos no se conformaron, incluyeron a 744 personas con derechos político-electorales suspendidos, 23 mil 494 registros repetidos, 14 mil 442 con credencial sin vigencia, así como nueve mil 908 personas que no fueron hallados en la lista nominal. 

A cambio, nos anuncian un gasolinazo (otra promesa incumplida), nos recetan recortes a dependencias públicas básicas, a salud y seguridad, y se justifican con el reparto del dinero público a pozos sin fondo como Pemex y programas clientelares que socializan y dan carta de identidad a la pobreza y el atraso, pero que conforman un ejército electoral que pretenden llegue a 20 millones de militantes a un costo cercano a los 700 mil millones de pesos. 

Y mientras, la economía cae a pedazos; la iniciativa privada se niega a invertir a pesar de los ruegos de los Romo o Monreal. NO confían en el profeta de Macuspana. El resultado, una nueva caída de la actividad económica del 6.2 por ciento promedio en octubre, con señalado acento en las actividades industriales que alcanzó 6.9 porcentual. 

Esto revela que la presunta recuperación registrada en agosto, se estancó y vuelve a observar niveles negativos simplemente porque no hay confianza en las políticas públicas que permitan la inversión privada nacional extranjera. 

En salud, ahí están las cifras; en seis días alcanzaremos los 105 mil muertos por Covid-19 y el aumento de víctimas fatales por cáncer y otras enfermedades que también crecieron o no fueron atendidas; en seguridad ya pasan de 67 mil las víctimas en esta administración. 

Ante tales cifras, la sociedad misma se defiende y en nosotros está en el aspecto de salud, el que haya menos contagios. Debemos protegernos a pesar de lo que diga López-Gatell. Igual en todo; ante un gobierno irresponsable, incompetente e ignorante, los mexicanos debemos asumir la responsabilidad para salir adelante, no hay de otra.