• López y la Cuarta, manchados con la misma suciedad que provocan

Miguel A. Rocha Valencia

¿De verdad López se va a lanzar contra Peña Nieto? No creo que sea tan ingenuo en pensar que tanto escándalo no le haga daño, ya sea por el hartazgo o las crisis de salud, económica o seguridad en que tiene sumido al país, donde la herramienta de su permanente campaña diaria es bullicio mediático de todas las mañanas.

El tema central, es el combate a una corrupción de la cual es partícipe, reconoce abiertamente la comisión de delitos electorales al recibir dinero de dudosa procedencia y contrario a la ley, hacer uso electoral de él.

Esto, en otros tiempos sería un escándalo, pero ya vimos que ni la evidencia de ese delito cometido por él y sus secuaces o parientes más cercanos, le hacen mella, aunque a muchos que no son fanáticos seguidores, si los decepciona al darse cuenta de que es lo mismo, pero con un discurso de “no somos iguales” porque la ley, su ley no se aplica al tlatoani ni a los suyos, aunque estén manchados de la misma suciedad.

Por eso a los mencionados en el video que presuntamente entregó Lozoya, hay que enjuiciarlos, pero a él, a pesar de confesar que sí recibió dinero ilegal para campañas e incluso de bandas criminales o producto de extorsiones, no le ensucian el plumaje.

Y mientras, el país a la deriva, donde la única esperanza es que pronto llegue la vacuna para evitar más miles de muertos y el Banco de México siga manejando la política monetaria tan acertadamente, que se contienen devaluación e inflación; lo contrario, sería el acabose, la oscuridad económica de todo el país.

Aun así, con esas variables contenidas “gracias” a la evidente incapacidad o desinterés del tabasqueño para enfrentar las crisis, tardaremos no menos de este sexenio para regresar al punto de inicio de la administración pues prefiere el pleito como arma política para intentar mantener el poder, pero como vimos, los destinatarios de su revancha no están mancos, tienen recursos y lo van a golpear.

No importa que no lo tumben, lo importante es que se mantenga ahí para ser exhibido junto con los suyos en su real valor ético, político y de capacidades para gobernar.

Se peleó con empresarios, se llevaron su dinero; muestra desapego o pretende ignorar los problemas nacionales para enfrascarse en desprestigiar a los demás; nos muestra políticas erráticas en todos sentidos y con eso, aplana la curva, pero no de muertos por COVID-19 o violencia, sino de la recuperación económica.

Y así dice que escribirá como vacuna su experiencia para enfrentar una crisis que ni siquiera ve porque apenas se empieza a revelar y cuya caída según el Banco Base, será superior al de la Gran Depresión pues en el segundo trimestre la baja alcanzó el 16.61.

Lo peor es que de acuerdo con el mismo análisis, no hay medidas contracíclicas y ya existía un estancamiento y retroceso económico debido a los bajos niveles de inversión y pésimas decisiones que causaron el deterioro desde el año pasado.

A eso López le quiere agregar la inestabilidad, el escándalo y tal vez enjuiciamiento político. Si fuera para castigar o recuperar, de acuerdo, pero no, está visto que se trata de una maniobra política de revancha y distracción de todo lo que está ocurriendo y lo que viene.