• Recrudecen lacayos del Ganso de Macuspana asedio al INE

Miguel A. Rocha Valencia

Sin ningún recato, abiertamente y con pleno cinismo, el machuchón de Palacio Nacional soltó a sus perros contra las instituciones que pretende dinamitar y no le estorben. Pero, sobre todo, se lanza contra el INE, no importa quién se vista de villano, en este caso el borrachín Salgado Macedonio, el fondo es golpear, intimidar, desacreditar, chantajear, amenazar y si es posible anular al árbitro electoral.

Y lo peor es que desde el púlpito de Palacio Nacional, el caudillo justifica las amenazas públicas contra consejeros electorales, asegurando que favorecen a grupos de poder que imponen a mandatarios: “puro gobernador mediocre y ladrón”. Es decir, ya no se mide en calificativos hacia titulares de ejecutivos de los estados que no son afines a Morena.

Como si él mismo, el profeta de la 4T fuera inteligente, preparado, no apapachara y protegiera a los corruptos de su gabinete o al crimen organizado, o al menos eficiente en su trabajo, como en el caso de la economía, violencia o correcta gestión de la pandemia. Si los gobernadores que quiere son como él, el país se va a ir a la basura más rápido de lo previsto.

Porque si alguien ha dado muestra de ineficiencia, ignorancia o incapacidad en la conducción del país, es el actual, que, con decisiones unipersonales, centrales, soberbias, mal informadas o mal intencionadas y perversas, ya hizo que 13 millones de mexicanos que se consideraban clase medieros, hoy vivan en la precariedad laboral, empobrecidos por el mal gobierno del Peje, quien tal vez lo hace a propósito, pues para él, quien vive bien por su esfuerzo, debe ser castigado.

Los odios y rencores del Mesías Tropical salen a flote permanentemente y acepta a pie juntillas que un sujeto sin ninguna estatura política o moral como él diría, acusado de violencia sexual por mujeres plenamente identificadas y que no se arredran ante los amagos, amenace no a uno, sino a los siete consejeros electorales con perseguirlos, hacerles plantones frente a sus domicilios particulares, hacerlos víctimas de la violencia social.

Pero el prócer de Tepetitán, debe tener cuidado, quien siembra vientos, cosecha tempestades y quienes hoy bajo su amparo siguen la línea de sembrar el encono social en un fiel reflejo de los rencores que le afloran todos los días, pueden volverse en su contra, tornarse incontrolables. Las masas una vez que reaccionan, difícilmente se controlan cuando estallan en violencia.

Por lo pronto, el borrachín (dice que no lo es pese a las evidencias) el guerrerense, se envalentona y llama a la asonada contra el INE; el dirigente de Morena Mario Delgado amenaza con buscar su desaparición, descubriendo así las verdaderas intenciones del profeta de Cuarta.

Es el estilo de la casa, la amenaza por delante, el chantaje para doblar y someter utilizando el poder de un gobierno que tuerce la ley a su favor y utiliza a las instituciones contra sus “enemigos”, la Unidad de Inteligencia Financiera y la Fiscalía General de la República, son los instrumentos, el garrote y la horca, mientras que sus titulares: Santiago Nieto y Alejandro Gertz, perdieron todo ápice de vergüenza profesional, ética y se someten a las órdenes del amo.

Del primero, se entiende, va también por la venganza contra quienes le cerraron el camino en sus ambiciones, pero del segundo, ya en la decrepitud de la edad, física y mental, es lamentable como lo es el sometimiento desvergonzado de quien fuera respetable ministra de la Suprema Corte y hoy sea un látigo incondicional de la Cuarta para golpear a disidentes fuera de la Ley que durante tantos años aplicó.